Herramientas básicas para una reforma de albañilería

herramientas reformas albñilería

Hay una serie de herramientas que todo albañil debe tener consigo a la hora de realizar una reforma de albañilería. Aunque desde hace unos años, el casco, los guantes y unas buenas botas se han convertido en material obligatorio para todo albañil, en este post nos centraremos en revisar cuáles son las herramientas tradicionalmente utilizadas para realizar el trabajo de albañilería en sí mismo. Los elementos que forman la caja de herramientas de un buen albañil, al igual que otro tipo de utensilios en diferentes sectores, es algo muy personal: en muchos casos la herramienta se ha hecho a la mano del dueño y viceversa. Frente a la variedad de materiales, tamaños, formas e incluso marcas de fabricación, cada albañil selecciona las herramientas que le acompañarán en sus trabajos de albañilería y reformas.

Cuando nuestros albañiles realizan reparaciones o reformas en Bilbao, Madrid, o cualquier otra población de la península, no sólo la gestión y coordinación de Buenos Días Buenas Noches les une.
Todos los albañiles tienen una serie de herramientas en común que utilizan habitualmente en su profesión, una serie de herramientas básicas de albañilería sin las cuales no podrían realizar su trabajo:

La llana

Los albañiles utilizan la llana para numerosos usos. La herramienta está concebida para realizar raseos de cemento, o guarnecidos y blanqueos de perlita, yeso o cal. Existe en varias formas para utilizar según la superficie o el tipo de trabajo. Es una herramienta muy común e indispensable para un albañil, ya que también se utiliza como una extensión de la mano del albañil, como soporte de la masa, yeso, u otras pastas, mientras con la otra mano se utiliza una espátula o similar para ir aplicando en los remates.

llana y paleta albañil

La paleta

La paleta tiene también numerosos usos, y por ello es también una herramienta básica para todo albañil. Tiene forma triangular, está hecha de metal y cuenta con un mango de madera o plástico. Se utiliza para remover la masa cuando se produce en pequeñas cantidades, para aplicarla en la construcción de tabiques, y para todo tipo de remates finales. También se denomina cuchara de albañil, ya que también sirve para transportar masa hasta la llana o al propio tabique. Para los trabajos cotidianos en el hogar, será suficiente con tener una pequeña paleta para retocar y alisar pequeñas zonas de las paredes o suelos. Aun así­, podemos encontrar una amplia variedad de paletas en el mercado: paleta para enladrillado, paleta de punta para acabados en esquina, paletín más pequeño para ciertos remates, etc.

Espátula

Una pequeña espátula es utilizada tanto por los pintores como por los albañiles. En albañilería se utiliza para infinidad de remates, para retirar sobrante de masa en acabados, para limpiar cristales u otras superficies, etc. También se utiliza para los acabados de raseo cuando se trata de tapar agujeros y grietas.

Un cubo

Para un albañil resulta fundamental contar un cubo, que utilizará para diferentes masas: cemento, mortero, perlita, yeso, etc. o para transportar agua hasta el lugar donde se realiza la masa cuando esta se realiza en el suelo.

Guías

Cuando un albañil levanta un tabique, un mostrador o cualquier otro elemento de albañilería, utiliza lo que se denominan «guías». Tradicionalmente se utilizaban cuerdas, que bien utilizadas indicaban la línea de referencia para la construcción del elemento, o servían para no torcerse en cada nivel de enladrillado. Aunque muchos albañiles todavía siguen utilizando este sistema, hoy en día se comercializa un tipo de guía muy útil en ciertos casos, que consiste en una fina cuerda o hilo con un polvo de color azul que pinta la línea recta en el suelo o pared.

Herramientas para medir y nivelar:

Para verificar que la construcción de albañilería se realiza con la verticalidad correcta, la escuadra de albañil y la plomada son herramientas muy utilizadas. Del mismo modo, para mantener la horizontalidad adecuada se utiliza el nivel, muy fácil de utilizar, que algunos incluso utilizan en la colocación de baldosas en el suelo.
Para todas las mediciones, cálculo de material necesario, cortes, etc. será indispensable un metro o cinta cinta métrica.

Otras herramientas útiles para un albañil

La labor de albañilería abarca tantas cosas, que en muchas ocasiones se necesitan otras herramientas. Es el caso de un martillo, que puede ayudar a retirar restos de construcción anteriores a la obra, o ayudar a colocar a nivel baldosas o azulejos utilizando un trozo de madera entre el martillo y la cerámica, o a clavar estacas para fijar niveles, etc.

Los cortafríos y cinceles también son muy utilizados para realizar agujeros o para retirar elementos que entorpecen la obra de albañilería.

Un una máquina de corte o cortador de azulejos manual también es necesario cuando se trata de colocación de suelos o alicatados.

Esperamos que el post os haya servido para entender un poco más sobre el oficio de albañilería y su papel en las reformas. Sólo son unas ligeras pinceladas sobre un oficio tan antiguo como la civilización, donde el arte y el buen hacer siempre han jugado un papel importante. Si queréis información, consejo o presupuestos sobre vuestra propia reforma de albañilería, podéis contactar con nosotros en los teléfonos 902 299 299 , 916 508 873 ó 944 488 100 o a través de nuestra sección reformas de albañilería.