Diferencias entre lacar y barnizar

¿Qué es mejor barnizar o lacar?

A la hora de restaurar un viejo mueble o darle un nuevo aspecto encontramos diferentes técnicas como el barnizado, el lacado, la pintura y el decapado. Son numerosas las consultas de particulares que nos preguntan sobre este tipo de procesos. Por eso, hoy vamos a explicar las diferencias entre lacar y barnizar y cuál es el mejor tratamiento para nuestras puertas, ventanas o muebles.

Aunque parezcan métodos similares, nada más lejos de la realidad. El lacado y el barnizado son dos procedimientos distintos que, a su vez, tienen resultados diferentes.

Ya sea para realizar barnizados y lacados a pistola o a mano, lo más aconsejable es contratar los servicios de un profesional. Él sabrá en todo momento cual es lo mejor sistema para el mobiliario según sus propiedades y necesidades.

¿Es lo mismo lacar que barnizar?

Ya hemos hablado de la confusión que suelen crear estos dos términos y que ambas técnicas se pueden emplear para dar una nueva vida a nuestros muebles por sus similares características.

Podemos explicar que el barnizado es aquel método que aporta una mayor resistencia al producto siendo transparente, mientras que el lacado contribuye a dar color. Lo que sí tienen en común ambos procesos es que contribuyen a que el artículo sea más resistente.

¿Qué es mejor barnizar o lacar?

La eterna duda que muchos clientes nos preguntan y que es difícil de responder si no se conocen sus objetivos. Dependiendo del uso que le vayamos a dar será mejor apostar por uno o por otro.

Si hablamos de resistencia, aunque ambos productos sirven, el barnizado tiene una mayor firmeza ante el agua y las altas temperaturas. Por ello, si el mueble, ventana o puerta van a estar en el exterior, lo mejor será emplear este producto.

Por otra parte, si nos centramos en el acabado también encontramos discrepancias. El barniz sirve para mantener el color original y resaltar las propiedades del mobiliario. Aunque existen productos que consiguen modificar el color, el aspecto original siempre estará presente. Por su parte, con el lacado se puede aportar color, dando un cambio radical a la imagen del mueble. En el mercado existen multitud de posibilidades que harán que el artículo parezca nuevo.

A pesar de las diferencias entre lacar y barnizar, ambos métodos nos permiten dar un aspecto novedosa a cualquier tipo de enser. Según el fin que le vayamos a dar, será mejor optar por una opción u otra, siempre teniendo en cuenta las características del producto. Simplemente con cualquiera de estos dos procesos conseguiremos dar una nueva vida a ese viejo mueble heredado o una segunda oportunidad tras un rediseño en la decoración de nuestro hogar.

 


También te puede interesar:

 


Si tú también crees que puedes necesitar a profesionales para barnizar o lacar muebles, contacta con nosotros…Puedes llamarnos por teléfono 916 508 873 – 944 013 603 – 932 264 249 Puedes llamarnos por teléfono 916 508 873 – 944 013 603 – 932 264 249, o contactar a través del formulario de contacto, estaremos encantados de atenderte y realizarte un presupuesto sin compromiso.

Solicita información o presupuesto para barnizado o lacado de muebles.

    ¿Tienes ya otros presupuestos?